Seleccionar página

madres de alquiler

Cuando una pareja afronta problemas de fertilidad intenta recurrir a diferentes métodos, y cuando ya parece que no quedan más opciones posibles surge la oportunidad de alquilar un vientre, cada vez son más las parejas que solicitan el servicio de una madre de alquiler.

A pesar de esto, el tema no deja de generar polémicas en todas partes, por otro lado siempre es una dificultad muy grande encontrar a la mujer adecuada.

En Europa es una practica poco usada pero en Estados Unidos es algo más común de lo que muchos creen, tal vez por temor o demasiadas dudas, muchas parejas no están seguras de alquilar un vientre, lo que necesitan saber es como seguir los pasos correctamente para que todo salga según lo planeado.

La pauta es muy clara, se firma un contrato donde una vez que el pequeño nació, la mujer que lo ha llevado en su cuerpo todo ese tiempo tiene que renunciar a cualquier derecho sobre el niño y entregárselo a la pareja.

Con la técnica de la fertilización in vitro, el pequeño puede ser concebido por la pareja de manera biológica, es decir, usando sus óvulos y su esperma se implantan en el útero de la mujer que ofrece su cuerpo para gestar al bebé. Pero en el caso que exista alguna imposibilidad, hay otras alternativas como buscar un donante de esperma o un donante de óvulos para continuar con la inseminación.

Entre los pro, podemos mencionar que esta manera de convertirse en padres es importante porque el niño será el hijo biológico de la pareja, es decir fruto del ovulo o esperma de la pareja, solo que el bebe se gestará en otro vientre.

Entre las contras sin duda la limitación más grande se da por el alto costo que tiene el tratamiento de maternidad sustituida., desde consultas médicas así como todas las pruebas y revisiones necesarias, los gastos derivados de la inseminación artificial si se va a utilizar el óvulo de la madre, además de la correcta alimentación a la mujer que ofrece su vientre.

El costo se estima entre 20.000 a 40.000 euros. En España está prohibido contratar un vientre de alquiler, aunque esta práctica es legal en países como Canadá, Israel, India, Rusia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y algunos estados de Estados Unidos.