Seleccionar página

sexo del bebe

Hasta ahora, el único método fiable para saber el sexo del bebé antes y durante el embarazo era mediante una amniocentesis, un procedimiento que conlleva riesgos, incluido el riesgo de aborto involuntario. Según los investigadores, las pruebas de sangre materna también podría revelar el sexo de un bebé, permitiendo a las familias con antecedentes de trastornos genéticos que afectan sólo a un determinado sexo obtener información valiosa antes, sin los riesgos de la amniocentesis.

La Dra. Diana Bianchi, de la Tufts University School of Medicine, que formó parte del equipo de estudio, señaló: “[El test] podría reducir el número de procedimientos invasivos que se realizan por trastornos genéticos específicos”

Ella hablaba de trastornos genéticos que afectan principalmente a los niños. Si una madre descubre que está embarazada de una niña, no sería necesario seguir adelante con los procedimientos más invasivos, como la amniocentesis, para averiguar si el bebé tiene la enfermedad genética.

La nueva prueba funciona detectando señales de cromosoma masculino que apunte a que la madre esté embarazada de un niño, disponible en el primer trimestre del embarazo. Algunos países europeos ya ofrecen este método, que se conoce como células de ADN fetal libre. Sin embargo, en los Estados Unidos, aún no está disponible.

nena o varon

Aunque la prueba puede ser muy valiosa para las familias que buscan información sobre el sexo de su bebé a los efectos de saber si su bebé podría llevar a un trastorno genético determinado, también hay preocupaciones éticas acerca de este examen de sangre. La preocupación es que la prueba de sangre tiene el potencial de ser utilizado para que los padres pueden interrumpir el embarazo si el bebé tiene el sexo no deseado, que por desgracia casi siempre se aplica a las niñas en ese contexto.

Algunos países, como India, han acabado con muchos más niños que niñas que nacen por esta misma razón. La respuesta obvia a este problema sería que ofrece la única prueba a las familias que tienen un historial de trastornos genéticos o de lo contrario corren el riesgo de ellos.