Seleccionar página

metodos embarazo

Si estás buscando tu primer hijo o quizá ya tengas uno y estés buscando el hermanito o hermanita, es natural que quieras conocer métodos para quedarse embarazada. Quizá pienses que el método es el más antiguo que se conoce: las relaciones sexuales. Pero  esto de hacer bebés, también tiene su ciencia. Te invitamos a descubrirla.

Podríamos decir que en cuanto a métodos para quedarse embarazada hay muchos y se divide en dos: en los ortodoxos y en los poco tradicionales o lo podríamos definir como: métodos científicos y métodos caseros.

Los científicos u ortodoxos los conocemos todos. Se trata de calcular la fecha de ovulación y más o menos a la mitad de ciclo de ovulación mantener relaciones sexuales. No debes tener relaciones todos los días pues eso disminuirá la calidad del esperma. Lo más aconsejable es tener relaciones cada dos o tres días. En ese caso, los espermatozoides estarán en su nivel más óptimo. Si tanto el cuerpo de tu pareja como el tuyo son normales y no hay problemas de infertilidad, rápido estarás concibiendo un bebé.

Pero además de estos métodos comunes y que son vox populi hay varios métodos no tradicionales que pueden servir de mucha ayuda. Uno de ellos tiene que ver con las posiciones sexuales a la hora de tener relaciones sexuales. No hay estudios ni investigaciones científicas en este campo, pero la lógica  dicta que las mejores posiciones para quedar embarazada son la del misionero, en la que el hombre está arriba y  por detrás mientras la mujer está de rodilla. Las peores posiciones son aquellas en la que la mujer está arriba del varón pues por efecto de la gravedad dificulta (pero no impide) que los espermatozoides lleguen al óvulo.

Muchas abuelas recomiendan que luego de la relación sexual, la mujer se ponga cabeza abajo, quizá en un sillón o en la misma cama para que también, por efecto de la gravedad, se ayude a los espermatozoides a llegar al óvulo.

Hablando de abuelas, ellas también recomiendan otro método para aumentar la fertilidad femenina: beber té de caléndula. En tiempos de antaño, esto era una práctica común, con el tiempo se dejo de hacer, pero hasta el día de hoy muchas de estas viejecitas siguen insistiendo en que el té de caléndula te garantizará un embarazo efectivo, ya que regulariza el ciclo menstrual. Otro alimento recomendado es la jalea real. Se dice que te ayuda a limpiar tu organismo, en especial el tracto vaginal, haciéndolo un canal más limpio y transitable para los espermatozoides.

Las abuelas en algo no se equivocan; lo que consumimos influye en la posibilidad de quedar o no embarazada. Por ejemplo, si tenemos hábitos como  beber alcohol o café en exceso o fumar, esto reducirá notablemente la posibilidad de quedar embarazada. Como contraparte, si consumimos muchos vegetales y frutas nuestro cuerpo estará más equilibrado lo que afectará notablemente tu fertilidad. Vale la analogía: una tierra fértil debes estar bien abonada, una mujer fértil debe estar bien alimentada.

Muchos expertos van más allá al señalar que hay épocas del año en las que somos más fértiles que otras. Por ejemplo primavera y otoño son épocas ideales pues la producción de espermatozoides es mayor y su movilidad es alta.

Como culminación a todos estos métodos descriptos, no olvides estar relajada. Mientras más te obsesiones con el hecho de que quieres un bebé, peor será y menos probabilidades tendrás de quedar embarazada pues la mente bloquea al cuerpo. Por eso, lo más sensato es disfrutar de las relaciones sexuales con tu pareja, divertirte, estrechar los lazos de amor con él, pues eso a la vez te permitirá formar una familia sólida cuando tu bebé llegue, y ya verás que cuando menos lo esperes tu bebé llegará.

No subestimes el poder de un cuerpo y mente libre de estrés. El estrés puede carcomer todo tu organismo, por tal razón, realiza actividades que te gusten como cantar, escuchar música, pintar, ir de compras y actividades físicas como caminar, correr, nadar, bailar, entre otros.

Con todos estos métodos (algunos más ortodoxos que otros) verás que en poco tiempo estarás empezando a formar tu familia y si es que ya tienes un hijo o hija, estarás agrandándola.

 

Si estás buscando tu primer hijo o quizá ya tengas uno y estés buscando el hermanito o hermanita es natural que quieras conocer métodos para quedarse embarazada.

Quizá pienses que el método es el más antiguo que se conoce: las relaciones sexuales. Pero esto de hacer bebés, también tiene su ciencia. Te invitamos a descubrirla.

Podríamos decir que en cuanto a métodos para quedarse embarazada hay muchos y se divide en dos: en los ortodoxos y en los poco tradicionales o lo podríamos definir como: métodos científicos y métodos caseros.

Los científicos u ortodoxos los conocemos todos. Se trata de calcular la fecha de ovulación y más o menos a la mitad de ciclo de ovulación mantener relaciones sexuales. No debes tener relaciones todos los días pues eso disminuirá la calidad del esperma. Lo más aconsejable es tener relaciones cada dos o tres días. En ese caso, los espermatozoides estarán en su nivel más óptimo. Si tanto el cuerpo de tu pareja como el tuyo son normales y no hay problemas de infertilidad, rápido estarás concibiendo un bebé.

Pero además de estos métodos comunes y que son vox populi hay varios métodos no tradicionales que pueden servir de mucha ayuda. Uno de ellos tiene que ver con las posiciones sexuales a la hora de tener relaciones sexuales. No hay estudios ni investigaciones científicas en este campo, pero la lógica dicta que las mejores posiciones para quedar embarazada son la del misionero, en la que el hombre está arriba y por detrás mientras la mujer está de rodilla. Las peores posiciones son aquellas en la que la mujer está arriba del varón pues por efecto de la gravedad dificulta (pero no impide) que los espermatozoides lleguen al óvulo.

Muchas abuelas recomiendan que luego de la relación sexual, la mujer se ponga cabeza abajo, quizá en un sillón o en la misma cama para que también, por efecto de la gravedad, se ayude a los espermatozoides a llegar al óvulo.

Hablando de abuelas, ellas también recomiendan otro método para aumentar la fertilidad femenina: beber té de caléndula. En tiempos de antaño, esto era una práctica común, con el tiempo se dejo de hacer, pero hasta el día de hoy muchas de estas viejecitas siguen insistiendo en que el té de caléndula te garantizará un embarazo efectivo, ya que regulariza el ciclo menstrual. Otro alimento recomendado es la jalea real. Se dice que te ayuda a limpiar tu organismo, en especial el tracto vaginal, haciéndolo un canal más limpio y transitable para los espermatozoides.

Las abuelas en algo no se equivocan; lo que consumimos influye en la posibilidad de quedar o no embarazada. Por ejemplo, si tenemos hábitos como beber alcohol o café en exceso o fumar, esto reducirá notablemente la posibilidad de quedar embarazada. Como contraparte, si consumimos muchos vegetales y frutas nuestro cuerpo estará más equilibrado lo que afectará notablemente tu fertilidad. Vale la analogía: una tierra fértil debes estar bien abonada, una mujer fértil debe estar bien alimentada.

Muchos expertos van más allá al señalar que hay épocas del año en las que somos más fértiles que otras. Por ejemplo primavera y otoño son épocas ideales pues la producción de espermatozoides es mayor y su movilidad es alta.

Como culminación a todos estos métodos descriptos, no olvides estar relajada. Mientras más te obsesiones con el hecho de que quieres un bebé, peor será y menos probabilidades tendrás de quedar embarazada pues la mente bloquea al cuerpo. Por eso, lo más sensato es disfrutar de las relaciones sexuales con tu pareja, divertirte, estrechar los lazos de amor con él, pues eso a la vez te permitirá formar una familia sólida cuando tu bebé llegue, y ya verás que cuando menos lo esperes tu bebé llegará.

No subestimes el poder de un cuerpo y mente libre de estrés. El estrés puede carcomer todo tu organismo, por tal razón, realiza actividades que te gusten como cantar, escuchar música, pintar, ir de compras y actividades físicas como caminar, correr, nadar, bailar, entre otros.

Con todos estos métodos (algunos más ortodoxos que otros9 verás que en poco tiempo estarás empezando a formar tu familia y si es que ya tienes un hijo o hija, estarás agrandándola.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR